Blogia
rocko weblog

La Paz y sus Bloggers

La Paz y sus Bloggers

La Paz desespera y embelesa; La Paz nunca deja en paz. Y menos a polígrafos, vates, rapsodas y especimenes por el estilo, propensos a sentir con la mente y desde los poros.

El conventillo, microcosmos único, patrimonio paceño de convergencias; la marginalidad tan cercana paradójicamente del eje; la peculiaridad inalienable de cada barrio, zona, villa; y el personaje, grotesco, mítico entre otros pocos tópicos fijos, componen una vasta suma de obras de La Paz, sobre La Paz y desde La Paz.

Como harían en otrora en paginas llenas de poemas, novelas, relatos y entre acordes de canciones personajes como Guillermo Bedregal, Arturo Borda, Jaime Saenz, René Bascopé Aspiazu y hasta Víctor Hugo Viscarra, tan lejanos y disímiles a la vez, entre tantos otros, la vieron desde el mismo prisma y, aunque cada quien la plasmó a su estilo en tinta y papel, el resultado es global.

No son muchas pero sí muy profundas las vertientes, las esencias, las eternas e infinitas imágenes que despierta La Paz; sobre ella se ha escrito, se ha dibujado y se ha cantado, sus intelectuales y artistas han reflejado a La Paz con el mismo prisma.

Hemos traspasado el siglo XX e inevitablemente, como siempre, La Paz sigue confabulando con el imaginario de su gente, sus transeúntes y los irremediablemente enamorados de su suelo. Puedo pecar de no conocer muchos blogs o pecar de falta de modestia, pero creo que en Bolivia, es La Paz la que mas cariños despierta entre las bitácoras bolivianas y por inercia en sus personas, La Paz enamora con su Illimani y sus calles imposibles, sus laderas, sus personajes, su arquitectura al azar. Permítanme entonces recuperar textos e imágenes, que no son todos, de la ciudad de La Paz que convive con sus bloggers y que estos la hacen convivir con el mundo.

Cronicas Urbandinas: Nuevo conocedor de estas tecnologías, su sótano dice que cayó a enredarse entre teclados, monitores y mouses en junio del 2006. Enamorado irremediable de La Paz, conocedor de sus rincones, sus sabores, sus olores y sus orates. Dice que La Paz es ficción y en el génesis de su blog dice:

“En el séptimo día Dios descansó. / Tenaz obra que coronó con un bostezo dejando escapar una lágrima inmenso martillo acuoso que horadó la tierra. / Así naciste, de un no llanto, Chuquiago Marka.” (El principio)

Es el inicio de uno tras otro paseo por La Paz. Jocoso de humor acido, conocedor del lenguaje cholistico y de aquel plurilinguismo a la paceña tantas veces mencionado. Retrator de aquellos personajes de los cuales cualquier lector hace un identikit diferente. El estido, se bebe a La Paz.

Patricia: Mas seria digamos y ligada a su profesión digamos, Arquitecta, busca la arquitectura caótica en La Paz.

“La ciudad de La Paz es muy difícil de describir, decir que es la capital más alta del mundo y que se desplaza sobre las faldas de varias montañas, las cuales bordean un estrecho río, es muy insuficiente para trata de entender el tejido urbano que aquí se desarrolla.” (Apachetas Paceñas)

Dice antes de agarrar su cámara digital y subir a los cerros que circundan La Paz y que sirven como miradores, cerros que abundan desde el norte hasta el sur. Respira el olor al incienso que dejan los yatiris que la madrugada antes invocaron a los espíritus sagrados transformados en cerros. Otro día se encuentra con un Eiffel, el mismo de la torre en Paris supongo. Linda tarea la de ella de buscar rincones ocultos en una ciudad que de porsi se oculta.

El Forastero: Conocedor de las artes bloggeras y de mano de la tecnología le regala un par de artículos a la La Paz. La mira del cielo y recuerda a la ciudad que lo dejo ir antes de tiempo.

“Ahora yo juego el juego de Saenz. Pero no tengo telescopio ni escarpada casa en La Paz. Pero tengo un potente ojo en el cielo y un recuerdo aun vivido de la ciudad que me vio nacer. Aunque no viviera demasiados años allí, es una ciudad que siempre me vio (y me verá) regresar. Juego ahora con mi ojo celeste buscando puntos reconocibles, hitos que me lleven por la ciudad.” (La Paz desde el cielo)

Rodeado por la noche: Llamémosle poeta urbano, llamémosle una rara especie de buscador de cronopios. Gajartek busca y rebusca a La Paz, se mete al cementerio buscando poemas en la ciudad de los muertos, sube mas y se va a la Jaén en busca del bocaisapo, siempre cargando una libreta y una cajetilla de L&M. Hace circunstanciales viajes al interior, hace otros a la ficción sin dejar a La Paz en Paz:

“Dios está sanando enfermos, reza el pasacalles en la puerta del Cine Roby, otrora Superman iluminaba el ecran, ahora “Supermamadas” da luces, dizque divinas a la audiencia adolorida de la Garita. Viagra criollo, caldito de cardán se ofrece en la esquina de enfrente. Es domingo de cementerio, subiendo la calle te envuelve el olor a nardos, orín y lágrimas. Es domingo, hija, hay que bañar los latidos en pecho bolivarista con un baño de muerte y decir como diría el de la radio: “No somos nada, hermano, no somos nada”. (Crónicas de a Pie - Cementerio I)

Pablo Cingolani: Un forastero que cayó al gran hoyo en una noche pesada donde las estrellas se veían más cerca y de colores:

“La ciudad estaba muda, dormida, agazapada pero la primera impresión -que siempre es la que cuenta- no sólo nos fascinó de improviso y sin medias tintas sino que también nos golpeó como un cross a la mandíbula, demoliendo la idea que traíamos desde Buenos Aires acerca de lo que era o podía ser una ciudad.

El panorama nos arrebató los ojos de inmediato: los edificios se estaban quietos pero el mundo se movía alrededor nuestro en una danza pegajosa, dionisíaca y febril. Nos costó entender que eran ebrios y no guerreros de la corte de algún rey imaginario los que deambulan, tropezaban, bailaban a esas horas de la madrugada, calentando sus huesos junto a una improvisada fogata o saltando por encima de montículos de basura. Demoramos en creer que eran vendedoras de comida y no sacerdotisas de un culto desconocido para nosotros, las señoras que, ataviadas con pañuelos blancos en sus cabezas, veíamos brillar entre las llamas, atizando sus fuegos, asando sus “anticuchos”, un trinche de corazón de vaca rociado con salsa de maní picante.

La ciudad estaba muda, dormida, agazapada pero la primera impresión -que siempre es la que cuenta- no sólo nos fascinó de improviso y sin medias tintas sino que también nos golpeó como un cross a la mandíbula, demoliendo la idea que traíamos desde Buenos Aires acerca de lo que era o podía ser una ciudad.

Ya había conocido otras ciudades como Roma, Londres o Nueva York pero La Paz me colmó de inquietud, me imantó desde el comienzo, me ancló a esas personas que un día cualquiera, una noche cualquiera, estaban allí celebrando sus vidas y desmintiendo no sólo mis ideas acerca de las urbes -que, en verdad, me tenían sin cuidado; creía, entonces, que las ciudades eran todas iguales y que sólo servían para atravesarlas- sino las ideas que, en general, se manejan en torno al concepto ciudad.” (La Paz: Maravilla y Vértigo)

Leyéndole me doy cuenta que no es exceso de paceñidad la que tengo o la que tienen los habitantes de La Paz, es una deuda inexistente quizás que tenemos por haber sido paridos en esta ínclita ciudad donde algunos discotes en concordia se juntaron para crearla.

Como verán La ciudad de La Paz nunca deja en paz y después de todos seguirán naciendo orates, transmutantes, polígrafos, poetas urbanos y propensos a sentirla con la mente y desde los poros, porque La Paz seguirá inmortal y serán otras letras que la escriban y otras canciones que la canten, ya no en libros, ya no en blogs.

Lea también, en Rocko Weblog, aquellos intentos por retratarla:
La Paz / Verena II / Verena I / Laderas / La Paz de leyendas y brujas / Del libro y sus caminos / Ojo de Vidrio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

la presa -

qué puedo decir, creo que mis palabras se han estido.

Sakura -

En definitiva los blogs paceños que mencionas muestran a La Paz desde diferentes perspectivas, pero todas interesantes.... talvez sean más un reflejo de lo que es la ciudad... =)

Muy lindo post, saludos

Miguel (MABB) -

El articulo esta en este link:

http://www.la-razon.com/versiones/20061224_005765/nota_269_371577.htm

Estimado Rocko:

Un placer el saludarte y poder felicitarte por el nombre que le has dado a tu blog. Aunque paso por aca de vez en cuando, siempre encuentro un post interesante que leer.

Espero hayas pasado unas buenas fiestas. Te deseo un ano nuevo con muchos mas exitos.

joaquin -

¿Donde puedo ver la publicación fidedigna del ranking de blogs que salió en La Razón el domingo? ¿Tu sabes?

A propósito, felicidades

Cane -

La Paz es una ciudad mágica...

Saludos...

Juan -

Me asomo un momento por tu blog para felicitarte las fiestas. Aunque no me gustan mucho estas fechas no está mal tener buenos deseos hacia los amigos.

Felices fiestas y espero grandes artículos en el 2007.

påt®iciå -

Gran homenaje a tu ciudad Rocko. Sin ser paceña, siempre desde lo urbano es el tejido mas complejo, que aparentemente podria ser indescriptible, pero ya ves... todos encontramos la forma de "redecir" La Paz.
Valga la pena el post para desearte felices fiestas. Estamos en contacto. Un abrazo y como siempre felicidades por el gran empeño que le pones a tu blog.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres