Blogia
rocko weblog

Del libro y sus caminos

"Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído."
Jorge Luis Borges

Están sin ningún complejo, Tamayo al lado de Borges, Bukowski al lado de Victor Hugo Viscarra, Jaime Saenz al lado de Joyce, Nietzsche al lado de la Biblia…

Ninguno se retrae, si pudiéramos imaginarlos, quizás Franz Tamayo se juegue una partida de ajedrez con el anciano ciego (¡maldito fútbol!), mas allá en la otra esquina Viscarrita le invita una bebida casera a Bukowski (agua, polvos saborisantes y un poco de alcohol de 96º), el alcohol llama la atención de Saenz pero no lo saca de la amena charla con Joyce que le comenta sobre Dublín y sus dublinenses, Saenz promete que algún día le dará un recorrido por La Paz mas allá de sus “Imágenes Paceñas” y su “Piedra Imán” –que por ahora tiene para mostrar- siempre y cuando algún lustra los compre a ambos. “Así hablo Zaratrusta” esta ahí adelante, mas adelante que la Biblia, el silencio basta para ambos.

Solo los libros pueden darnos esa posibilidad de verlos juntos, lado a lado, caminos de libros que sin querer se encuentran juntos en puestos de venta frente a la Pérez Velasco en La Paz. ¿Algún paceño nunca habrá recorrido esta calle? Parte de las innumerables formas que buscamos relacionarnos con el libro a pesar de la crisis. Son libros usados, algunos nuevos –piratas- que se entremezclan en pequeños anaqueles de no mas de metro y medio, espacios que se convierten en necesarios para quien gusta de la lectura económica o como últimos refugios para encontrar aquellos libros agotados en las librerías.

Siempre hay alguien buscando, siempre hay alguien pidiendo rebaja, de cuando en cuando se puede encontrar a una persona del sexo opuesto con el mismo interés que genera una platica, aunque por pocos minutos, sobre Borges, Melville y Bob Dylan, criticando a los premios Nóbel de literatura, o puedes oír estrategias para salvar a Evo Morales de la situación política y social actual del país, o ver como el jovenzuelo cambia precios del “rey chiquito” según quien pregunte. Marx por 5 bolivianos, Platón por 8, Cervantes por 20, Brown por 10, discos de vinilo que varían según el artista, ciencia ficción por 3 lucas, folletos de 1 boliviano, Diez de Medina por 30, Jaimes Freyre por 25, entre otros.

Estrategias urbanas de sobrevivencia, esta vez cultural.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Juan Carlos FLores Escobar -

Si escribo mi nombre completo no por vanidad ni por un extrañodeseo de que alguien, al leerme, pueda descubrir en mi a un oscuro escritor, no. Lo hago porque es mi deseo que a nadie (a quien el destino, cruel a veces, le haya dado mi nombre y sea éste, culpado injustamente por las cosas que escribiré).
Hace mucho, quizás muchísimo tiempo dejñe de creer en lo establecido, en aquello que heredas o que contraes cuando te unes a un grupo social determinado; son cosas sencillas pero que contienen minucias que pueden diferenciarte de alguien más. Por ejemplo, leer a Mandino, Osho o tantos escritores que viven de la palabra pero que jamás han descubierto de qué oscuros designios está hecha o confeccionada. Es tan simple ser de un determinado equipo de futbol que te sientes fanático porque observas a los demás serlo.

Pero lo peor es que también llegamos a ser lo mismo, desde la otra vereda. Es decir, trantando de ignorar estas ridiculeces, no te percatas que eres peor al tener que gustar de libros un tanto raros o de vestir diferente, sin si quiera darte cuenta que,como tú, muchos otros se visten igual, comen igual, cagan igual.

Decimos gustar de Víctor Hugo Viscarra y de sus escritos, sin darnos cuenta que cualquier personas hubiera hecho lo mismo (siempre y cuando le haya gustado leer).
Continuará

rºCkO -

La plaza de los heroes es otro poema urbano, partidos de futsal de lustrabotas en cancha inventada con arcos de piedra; el pajpacu que vende aire de copacabana; la cabeza de Zepita oliendo orines y con carteles como tatuajes; la tucumana caliente que suelta fluidos nasales sin querer queriendo...

¿Descubrimientos? Encontrar un libro de Saenz (50 lucas), que tenia, pero que fue tristemente olvidado en un micro que iba a "la ceja 1 boliviano" (es un placer "viajar" en micro), escritos "ineditos de Vizcarra" que crei que eran mamada pero unos meses despues salieron publicados en una revista cultural. Comics, generalmente Westerns de verdad me gustaban, algun circunstancial superman, Fantomas, claro. Habia un comic "Encuentros" si mal no recuerdo, de ciencia ficcion, ovnis. Todos ellos, aunque suene a historia norteamericana, fueron desechados junto con una increible coleccion de mini-soldaditos "indios y vaqueros" que eran un tesoro. Rencor de por medio, prometi nunca mas coleccionar nada.

Quizas algun dia encuentre mis colecciones en algun puesto de la Perez.

Javier -

La verdad que ni tan parecido. Hay unas cuantas revisterías desperdigadas por la ciudad, algunas concentradas cerca de la inasible "La Cancha", pero ni de lejos se asemejan a ese enclave paceño.

Quizás lo más cercano sea el pasaje del correo, donde hay muchos buenos libros, y a precios realmente económicos. No creo que sea desconocimiento (ciertamente nunca me preocupé por preguntarle a los vendedores demasiado) pero el vender un libro de Anthony Burgess a 5 pesos y un "código da vinci" a 20 me parece más bien una estrategia marketera bastante intuitiva y eficaz.

Otro aspecto insuperable es la PErez, la Plaza de los Héroes. Los pajpacus, los oradores de circunstancia, las masas humanas, los "artistas" torrando en las escalinatas, etc. Un rincón mágico, ¿qué mas se puede decir?

Yo nunca fleté comics, pero sí recuerdo haberlos comprado en 50 centavos, en las mínimas Ediciones Novaro, a finales de los 80 y principios de los 90. Ahí conseguí unos preciosos "Fantomas", "Hombre Nuclear" y "Killing"s deliciosos, que atesoro hasta hoy.

¿Qué descubrimientos portentosos tuviste tú por ahí?

rºCkO -

Se pueden encontrar verdaderas joyas literarias en esos rincones, incluso las que pensabas que nunca habian pisado suelo boliviano.

Lo interesante es cuando hablas con un vendedor, suelen conocer mas que alguno de libreria.

Mucha historia en esos rincones y porsupuesto, recuerdo que antes fletaban revistas (comics) a 20 centavos para que los leas mientras esperabas, ahi conoci mis primeros westerns graficos.

¿Y en Cocha, hay algun rincon parecido?

Javier -

Aunque tiende a sonar un tanto pedestre, tiene su gusto particular ir a desenterrar comics inencontrables entre revistas porno o encontrar ediciones agotadas de libros nacionales entre otros olvidables tomos de "reciente" tiraje pirata.

Interesante homenaje a uno (de muchos) particulares rincones paceños.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres