Blogia
rocko weblog

Cyborgs Presentes

“…todos somos quimeras, híbridos teorizados y fabricados de máquina y organismo; en unas palabras, somos cyborgs (…) Un cyborg es un organismo cibernético, un híbrido de máquina y organismo, una criatura de realidad social y también de ficción.”
Donna Haraway

Claudia Mitchell se ha convertido en la primera mujer en formar parte de un nuevo proyecto para implementación de un nuevo brazo biónico que ejecuta órdenes desde el cerebro. RIC neuro-controlled Bionic Arm es su nombre y, actualmente, la prótesis más avanzada que existe.

Este "brazo" tiene electródos que están en contacto con la piel del pecho, cuando Claudia piensa en mover el brazo las señales que llegan hasta el pecho en forma de pulsos eléctricos son detectados por los electródos. Cada electródo recibe la señal del nervio de cada miembro ya sea de la mano, brazo o antebrazo y luego la transmite a una computadora que controla los seis motores que le dan movimiento a la prótesis. "El cerebro no sabe que estos nervios están conectados a un músculo u a otro dispositivo", ha dicho el doctor Kuiken, director del programa para amputados del instituto de Chicago.

La noticia es impactante, pero cobra mas valor aun leyendo el «Manifiesto Cyborg» de Donna Haraway, cobra valor por la condición femenina de Mitchell, donde remueve el termino Cyborg llevándolos a inimaginables conceptos, lo feminiza, lo humaniza y lo deshumaniza:

“Un cyborg es un organismo cibernético, un híbrido de máquina y organismo, una criatura de realidad social y también de ficción

La realidad social son nuestras relaciones sociales vividas, nuestra construcción política más importante, un mundo cambiante de ficción. Los movimientos internacionales feministas han construido la ‘experiencia de las mujeres’ y, asimismo, han destapado o descubierto este objeto colectivo crucial. Tal experiencia es una ficción y un hecho político de gran importancia. La liberación se basa en la construcción de la conciencia, de la comprensión imaginativa de la opresión y, también, de lo posible. El cyborg es materia de ficción y experiencia viva que cambia lo que importa como experiencia de las mujeres a finales de este siglo.

Se trata de una lucha a muerte, pero las fronteras entre ciencia ficción y realidad social son una ilusión óptica. (…)

La medicina moderna está asimismo llena de cyborgs, de acoplamientos entre organismo y máquina, cada uno de ellos concebido como un objeto codificado, en una intimidad y con un poder que no existían en la historia de la sexualidad. (…)

El cyborg es una criatura en un mundo post genérico. No tiene relaciones con la bisexualidad, ni con la simbiosis preedípica, ni con el trabajo no alienado u otras seducciones propias de la totalidad orgánica, mediante una apropiación final de todos los poderes de las partes en favor de una unidad mayor. En un sentido, no existe una historia del origen del cyborg según la concepción occidental, lo cual resulta ser una ironía ‘final‘, puesto que es también el terrible telos apocalíptico de las cada vez mayores dominaciones, por parte de occidente, del individuo abstracto. Es, para terminar, un ser no atado a ninguna dependencia, un hombre en el espacio. Según el sentido humanístico occidental, una historia que trate del origen depende del mito de la unidad original, de la plenitud, bienaventuranza y terror, representados por la madre fálica de la que todos los humanos deben separarse. (…)

A la inversa de Frankenstein, el cyborg no espera que su padre lo salve con un arreglo del jardín (del Edén), es decir, mediante la fabricación de una pareja heterosexual, mediante su acabado en una totalidad, en una ciudad y en un cosmos. El cyborg no sueña con una comunidad que siga el modelo de la familia orgánica aunque sin proyecto edípico. El cyborg no reconocería el Jardín del Edén, no está hecho de barro y no puede soñar con volver a convertirse en polvo. Quizás sea por eso por lo que yo quisiera ver si el cyborg es capaz de subvertir el Apocalipsis de volver al polvo nuclear impulsado por la compulsión maniaca de nombrar al Enemigo. Los cyborgs no son irreverentes, no recuerdan el cosmos, desconfían del holismo, pero necesitan conectar: parecen tener un sentido natural de la asociación en frentes para la acción política, aunque sin partidos de vanguardia. Su problema principal, por supuesto, es que son los hijos ilegítimos del militarismo y del capitalismo patriarcal, por no mencionar el socialismo de estado. Pero los bastardos son a menudo infieles a sus orígenes. Sus padres, después de todo, no son esenciales. (…)

Lea el manifiesto cyborg completo (click).

Claudia Mitchell es quizás el principio del Cyborg (físico, social, político, religioso) de Donna Haraway, totalmente independiente del mundo, un robocop sin sentimientos porque fue concebido cyborg, sin sexualidad, sin religión (el cyborg no reconocería el Jardín del Edén). Ese cyborg que trata de fronteras transgredidas, de fusiones poderosas y de posibilidades peligrosas que gentes progresistas pueden explorar cómo parte de un necesario trabajo político.

Lea También:
-ELPais.es: Los brazos ’biónicos’ esperanzas para las personas amputadas.
-BBC News: Woman is fitted with ’bionic’ arm.
-Todas: «Manifiesto Cyborg» Donna Haraway.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Air jordan shoes -

The best cure for the national economy would be economy. (Ashoey Cooper, British novelist)

Nike Shox Turbo -

To make good use of life one should have in youth the experience of advanced years, and in old age the vigor of youth. (Stanislars I, Polish king)

Maíra -

ola. soy brasileña e no hablo español. :)
busco por artistas bolivianos/bolivianas. por arte del siglo XIX - meados del XX (periodo republicano). se podes me ajudar, agradeço. :)
tambien busco por informacion sobre la diablada. gracias por su atencion. :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres