Blogia
rocko weblog

Ansiedades

Ansiedades La ansiedad es una emoción que todo el mundo ha sentido en alguna ocasión. Los motivos son varios: un amor, un examen, la espera del nacimiento de un hijo, una competición atlética, una pérdida o una separación, etc. El corazón se acelera y la tensión arterial aumenta, respiramos con más frecuencia, tenemos náuseas, nuestros músculos se tensan y las pupilas se dilatan. Este estado de activación resulta útil para enfrentarnos a determinadas situaciones de nuestra vida diaria y reaccionar ante los peligros.

La ansiedad y preocupación, son parte normal de la vida. Ya sea por un trabajo o un evento deportivo, la mayoría de la gente se preocupa, aunque sea un poco, por como van a resultar las cosas. No sólo la ansiedad es una emoción humana común, sino que un monto moderado de ansiedad puede ayudar a la gente a, por ejemplo, preparar un examen, realizar un trabajo asignado, o dar un discurso.

Pero, una ansiedad excesiva, es más que un cosquilleo en el estómago. Es una enfermedad médica real que puede quebrar la vida de las personas, interfiriendo en la forma de actuar y desencadenando cierta incomodidad física.

Hablamos de un trastorno de ansiedad cuando estos síntomas se dan de tal forma que paralizan a la persona y permanece en un estado de catástrofe continua, es cuando esa emoción se convierte en enfermedad. El individuo se siente abandonado ante el peligro, el temor puede aparecer en cualquier momento o está presente de forma continua. Podría decirse que es una condena a cadena perpetua, algo con lo que resulta muy complicado vivir.

Cuando preocupaciones persistentes y no reales se convierten en la forma habitual de enfrentarse a las situaciones, el sujeto puede estar sufriendo del Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG).

A algunas personas, las obligaciones sociales les provocan sentimientos y temores desmedidos, que trascienden un simple nerviosismo. Suelen ponerse tan ansiosos, ante la posibilidad de ser criticados o hacer el ridículo en público, que su vida se transforma en un calvario. Estos individuos padecen el llamado Trastorno de Ansiedad Social o TAS, y para ellos, el evitar ciertas situaciones embarazosas puede ser el tema prioritario en sus vidas.

Quienes padecen de trastorno de pánico sufren crisis de angustia experimentando reacciones físicas similares a las que ocurren en una respuesta de alarma ante un peligro real, con la diferencia de que en este caso, es desencadenada en ausencia de una amenaza concreta.

El Trastorno Obsesivo Compulsivo se caracteriza por la irrupción de pensamientos, impulsos o imágenes incontrolables que se repiten en la mente y se vivencian como intrusivos e inapropiados. Estas preocupaciones (obsesiones) son capaces de provocar ansiedad, duda y sufrimiento significativos. La mayoría de las veces, la persona reconoce que estas ideas son producto de su propia mente e intenta ignorarlas, suprimirlas o neutralizarlas a través de la realización de actos mentales o comportamientos repetitivos (compulsiones) que el individuo se ve obligado a realizar para prevenir los peligros que anuncian las obsesiones o calmar la angustia que éstas le provocan, cumpliéndolos de manera ritualística o excesiva.

Existen varias formas de angustia patológica, para cada una de ellas hay tratamientos médicos y terapias del comportamiento que ofrecen una solución a estas personas que por sí mismas no pueden salir del problema, que es una enfermedad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres