Blogia
rocko weblog

Comic 22.04.05-Calvin & Hobbes: Ciudades Sumergidas

"El Rey de los Cielos, Zeus, se dió cuenta hasta que punto de perversidad llegó esta gente, aquellos que al principio habían sido tan excelentes. Por lo que deseó castigarlos y así obligarles a reflexionar y a enmendarse."
Critón




Calvin relata:
- Aquí encontramos una ciudad próspera: edificios completamente nuevos, una economía que avanza.
- Una carretera recorre este municipio feliz. Aquí, un granjero conduce a su ganado al mercado para vender
- Trágicamente, esta tranquila metrópoli descansa bajo del dique de agua…


Cuando vi la película “Men in Black”, fue ver mas de lo mismo, pero hubo una escena que me encanto, la escena va casi al final cuando un niño extraterrestre jugaba con la canica, que básicamente era la redonda tierra.
Me impacto pensar que fuéramos tan insignificantes físicamente y que quizá en verdad, la tierra es simplemente el juguete de un niño extraterrestre o que quizá los humanos somos juguetes de acción.
Quizá Arjona se puso a pensar en eso en algún momento:

"...Porque hasta hoy he sido
solo una ensarta de moléculas.
Un sube y baja de la sangre,
un armazón de calcio con articulación.
Porque hasta hoy he sido
solo algo que llena la nada.
O quizá solo el juguete predilecto
de algún niño extraterrestre
que juega conmigo a los humanos."
Fragmento del tema “Hoy es un buen día para empezar”.


Tan solo pensar en un niño extraterrestre o un niño Dios, como Calvin, que sea el culpable de algunas tragedias que quizá para ellos simplemente son travesuras o descuidos...

"Atlántida se extendía más allá de los Pilares de Hércules y era más grande que Libia y Afrecha juntas. La gente que la habitaba venían de la unión de Poseidón y la mortal Clito. El Rey que vivía en un suntuoso palacio adornado con estatuas de oro y protegido por círculos alternados de tierra y agua, distribuyó el continente igualmente entre sus diez hijos. La isla central era del hijo mayor, aunque todas ellas eran Islas Afortunadas, enriquecidas de frutas extraordinarias y bendecidas por el sol con ríos e inagotables minas de metales preciosos."

"en solo un día y una noche" la isla de Atlántida se cubrió de agua y desapareció, perdida para siempre en la bruma”.


Jugar e imaginar con los grandes desastres hechos por los Dioses (y el Dios) y reducirlos a simples juegos de niños, es lo más deleitante que puedo hacer…

En el año seiscientos de la vida de Noé, en el segundo mes (a partir del mes de tishrei, es decir, el mes de jeshván), el diecisiete del mes, ese día, se rompieron todas las fuentes del gran abismo y se abrieron las ventanas de los cielos. Y cayeron lluvias sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches.
Génesis 7:11-12

“Dios contempló la tierra y he aquí que estaba corrupta, pues toda la carne había corrompido su camino sobre la tierra. Dios le dijo a Noé: Ha llegado ante Mí el fin de toda la carne pues la tierra está llena de corrupción. Y he aquí que estoy por destruirlos de la tierra... En cuanto a Mí, he aquí que estoy por traer el Diluvio sobre la tierra para destruir toda la carne en la que hay aliento de vida bajo los cielos; todo lo que hay sobre la tierra expiará”.
Génesis 6


Pero más allá de la imaginación y la tragedia que conllevan los sucesos y los que no parecen mellar mi humanidad…
Las inundaciones y los ataques del agua parecen ser el más gran desastre de la naturaleza y los preferidos por los dioses, hasta ahora… (para ser el elemento que da vida suena ironico).

Jean y George habían estado mirando cuando el tsunami golpeó la isla. Aunque los daños en las zonas más bajas de Atenas habían sido severos, no había habido desgracias personales. Los sismógrafos habían dado aviso con una anticipación de sólo quince minutos, pero eso bastó para que todos se pusieran a salvo. Ahora la colonia estaba curándose las heridas y reuniendo una colección de leyendas que los años harían más y más espeluznantes. (El fin de la infancia)

El día de los Inocentes miles de niños una vez más morían pero esta vez por causa de la furia de la naturaleza. No se puede hechar la culpa de un desastre así aunque quizás la predicción de estos tipos de desastres tendrían que poder predecirse aunque sea con quince minutos de antelación. Erupciones volcánicas, tornados, tsunamis, nos demuestras que somos pequeños frente a la tierra, quizás esta humildad nos sería útil para presentarnos ante ella con la cabeza baja y con ganas de cuidarnos mutuamente. Si la tierra es un ser vivo (como cuenta Margulis) y nosotros somos únicamente unas bacterias que vivimos en intercambio de servicios con ella, no nos tendríamos que comportar como una enfermedad porque lo más posible es que seamos exterminados (no somos ni de lejos tan poderosos para afectar a la tierra, se demuestró ayer). Un fenómeno como el de las semanas pasadas es una fatalidad, pero sirve para ponernos en nuestro lugar, sólo somos humanos en un mundo muy grande, y además todos los humanos somos exactamente iguales.
Arthur C. Clarke, escribiendo sobre los Tsunamis (via el Forastero)


Quisiera que todos los desastres solo se imaginen y que las ciudades arrasadas y pueblos sumergidos sean originados por la droga de la inventiva de algún escritor fatalista, pero el mundo es así… las cosas pasan, como si todo fuera un simple juego de milagros de vida y devastaciones divinas.

Aun en la tierra, imagino que Bill Watterson hubiera querido referirse imperceptiblemente a los grandes desastres causados por el agua y un dios travieso y malicioso que cobra cuentas con la humanidad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres