Blogia
rocko weblog

Amor sacro y amor profano

Amor sacro y amor profano

La pintura representa un velorio a orillas del Jordán. Pocas veces la torpeza de un pintor pudo aludir con más abyección a las esperanzas del mundo en un Mesías que brilla por su ausencia; ausente del cuadro que es el mundo, brilla horriblemente en el obsceno bostezo del sarcófago de mármol, mientras el ángel encargado de proclamar la resurrección de su carne patibularia espera inobjetable que se cumplan los signos. No será necesario explicar que el ángel es la figura desnuda, prostituyéndose en su gordura maravillosa, y que se ha disfrazado de Magdalena, irrisión de irrisiones a la hora en que la verdadera Magdalena avanza por el camino (donde en cambio crece la venenosa blasfemia de dos conejos).

El niño que mete la mano en el sarcófago es Lutero, o sea, el diablo. De la figura vestida se ha dicho que representa la Gloria en el momento de anunciar que todas las ambiciones humanas caben en una jofaina; pero está mal pintada y mueve a pensar en un artificio de jazmines o un relámpago de sémola.

(Instrucciones para entender tres pinturas famosas, Julio Cortázar)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Anónimo -

la obra se puede interpretar de una manera más sencilla aplicando la teoría neoplatonica: la mujer vestida representaría el amor terrenal y la desnuda representaria lo celeste, lo perfecto. Tambien en el relieve del sarcófago aparece representado el amor bestial. El cuadro sería una representación de los amores.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres