Blogia
rocko weblog

Los dueños de Europa

Los dueños de Europa

Ahí estaba Rijkaard mirando el cielo como buscando respuestas que nunca llegaron, se agarraba la cabeza, se restregaba los ojos, miraba el reloj. Señales. El Barça ha equivocado la temporada de principio a final. Como contraste, ahí estaba Ferguson concentrado en el campo de juego, también mirando el reloj con un aire mas sereno, como si esperara que todo el plan terminara como el lo había diseñado.

Barcelona quedo eliminado de la Champions creyéndose que todo su trabajo era perfecto, que el gol llegaría fruto de aquel 70 y algo de porcentaje de tenencia del balón en el partido del Camp Nou y el 56 porciento de dominio de balón en el partido de Old Trafford. En pocas palabras los blaugranas murieron convencidos de que eran mejores que el Manchester United. Pero todo era una visión y en realidad bailaban al ritmo que proponía Ferguson y el Manchester, los diablos rojos dominaron ambos partidos y les salio tal y como el diablo viejo había escrito el guión.

Con Cristiano Ronaldo como único delantero para absorber rivales, marcas y faltas, -absorbió a tantos rivales en la acción del gol que no quedaron jugadores para tapar la segunda línea- mandado a hacer un papel in conocido por él, crack invisible y asistente permanente de las jugadas de gol; Park y Tevez como trabajadores a prueba, haciendo el triple de trabajo; Una defensa magistral que aun sin Vidic demostraron el porque son eficientes en todas sus líneas; y un mediocampo sacrificado impidiendo que el Barcelona pudiera siquiera pensar y con una carta bajo la manga: Paul Scholes -el centrocampista más infravalorado y poco reconocido de la ultima década- y su misil tierra-aire, un gol por el que será recordado; un deja-vu recordándonos al Manchester de la eficacia. Este Manchester no es el de la Premier, este Manchester es el del trabajo colectivo, de los obreros y del sacrificio, es más meticuloso, mas mezquino, más táctico y ahora Moscú espera.

Por Barcelona la historia es triste, con dos títulos perdidos en tres días, más triste aun el destino de Messi, un Quijote sin Sancho, solo perdido en un mar de ideas y talento. Un Rijkaard que siempre se repite y su toqueteo de balón intrascendente, el carrusel que termino embobándolos a ellos mismos, fútbol que se torna aburrido sin Ronaldinho, táctica repetida: ahora saldrá Henry, en el minuto 70 saldrá Bojan, en el 80 Gudjohnsen... y un mal constante que es la falta de gol. Sin gol no mereces la final. Y por su liga local, la española, el pasillo mas largo de su historia al archienemigo eterno.

El destino de Mourinho

Por el otro lado la cosa fue más difícil, si grabara mis charlas previas, todo seria tal y como pronosticaba, Partido difícil de imposible pronostico que se definiría los minutos finales. Clásico partido ingles de dos conocidos que se ven hasta en la sopa, conocedores de defectos y virtudes que no regalaron nada. Obra de tres actos con personajes de todo tipo, un equipo que había perdido al general de todas las batallas Mourinho del que mereció ser esta final. Román Abramovich y el año en que menos monedas había apostado a su caballo de carrera pero que a la vez ha llevado al Chelsea a su primera final de la copa de Europa. El israelí Avram Grant, un personaje secundario y el mas desconocido del reparto que corono su actuación de rodillas en el césped de Stanford Bridge con una historia aparte -Explicó que en el Primero de Mayo en Israel es el día del holocausto, donde se recuerda aquella abominable página de la historia de la humanidad: “Mi padre es superviviente del Holocausto. Los nazis mataron a su padre, a su madre y a sus hermanas y después le obligaron a cavar sus tumbas. Fue un día como hoy”-. Ahí también estaba Frank Lampard el tipo frío del Chelsea que celebro aquel penal convertido de la manera más emotiva posible, el beso al cinto negro que lucia en honor a su madre fallecida y los brazos al cielo indicando el camino ante la mirada atenta de su padre, otra leyenda que aplaudía el coraje de su hijo.

120 minutos pasaron hasta que estos actores vencieron al que parecía inmortal, al que lo había eliminado de mas de una competición, semifinal con un cúmulo de emociones que le dio al Blue el mejor regalo, una final. La final que siempre soñó Mourinho, que merecía Lampard, Abramovich y Grant.

Y la final que merecían Cech, Terry, Carvalho, Makelelé, Drogba y todo el equipo azul que se libro de sus fantasmas. Fue lo mas justo, incluso para el Liverpool y los de Benítez.

La Final Soñada

Ahora espera Moscú, con todas sus luces. En Moscú se olvidara el pasado y el como llegaron. Manchester y Chelsea pelearan por un titulo mas. Como lo hacen en la Premier cabeza a cabeza.

Son los dueños de Inglaterra y de Europa, un fútbol en ingles que pronosticaba un año atrás.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres